Grado de dificultad: 0 (Al contrario de lo que sugiere el título, el presente artículo está en español)

Columnista: Roberto

Secret City, ficción política australiana

Segunda temporada en Netflix

Netflix anuncio hace poco la segunda temporada de “Secret City”, una serie australiana de ficción política. A continuación, el “trailer” de esta segunda temporada:

Es una adaptación de dos novelas de ficción política australianas. La primera temporada fue programada inicialmente en 2016, en la cadena australiana Showcase.

Netflix se interesó en ella y compro los derechos de difusión internacionales en 2018, donde se destaco al punto de que la segunda temporada salió casi simultáneamente en Australia y Netflix, en marzo de 2019.

Para resumir, es una intriga interesante, pienso yo, y, por las expectativas que hay sobre esta serie, aparentemente no soy el único a disfrutarla.

Buena parte de su éxito se debe al personaje central, Harriett Dunkley, una periodista como se sueña que haya más. Se debe también a la actriz que da vida a este personaje, Ana Torv, de la cual hablaremos más adelante.

Heroínas

Pregunta a los guionistas anglosajones: ¿está la biblioteca de apellidos tan reducida?

En Secret City, la heroína se llama Harriett Dunkley. En una celebre serie anterior, “Fringe” (la cual me encantó), la misma Ana Torv jugaba el papel de Olivia Dunham.

En “Star Trek Discovery”, la protagonista se llama Michael Burnham… Pero bueno.

Lo interesante e importante es ver a que punto los papeles de protagonistas femeninas evolucionaron. Esta evolución está facilitada por la presencia de grandes actrices, que pueden mostrar su talento.

Ana Torv, una aristócrata

Ana Torv in 2018 - New York

En las profesiones artísticas en general, y entre los actores en particular, son muchos los que vienen de familias de artistas. Es lógico: en un entorno favorable, la probabilidad de que alguien se sienta atraído por esta profesión es más alta.

Sin embargo, hay casos donde la familia hubiera preferido verlos hacer algo más “estable socialmente”. Ana Torv es de estos.

La tía abuela de Ana Torv es Anna Murdoch Mann, una periodista/escritora que fue casada por 31 años con un tal Rupert Murdoch… Hay varios otros casos relevantes que quizás visitaremos en el futuro.

Sin entrometernos en las historias de familias, parece que Ana Torv nació con una cucharita de plata en su cuña, lo cual saco de la ecuación las dudas vulgarmente financieras.

Nota: Personalmente prefiero que alguien elija la carrera de actor a la de financiero (sí, soy un poco intolerante).

Es también muy probable que su estatuto la haya ayudado a conseguir ciertos papeles claves, y la haya protegida de los “Harvey Weinstein” locales. Pero, a la manera de un Nicolas Copolla, Ana se gano sus galardones con su talento.

Eso la hace más simpática aún.