Grado de dificultad: 1 (Decir las cosas claramente ayuda a tomar decisiones).

Columnista: Roberto

Ser un nerdo tiene ciertas ventajas: uno puede hablar menos diplomáticamente…

DEFCON 3

Muy recientemente, hubo una alerta en nuestra muy pequeña comunidad. Nos anunciaron que un contacto indirecto (empleado de una empresa donde trabaja un familiar nuestro) mostraba señales de infección respiratoria.

Instantáneamente, sobre recomendación de nuestra médica personal, nos pusimos una mascarilla, estando en casa (más un refuerzo de nuestras medidas de aseo).

Por fortuna, esta persona solo tenía un resfriado benigno … Pero nuestro médico, sí, está en zona de peligro (Unidad de Cuidados Intensivos Infantil con infectados COVID19).

Así que nos encontramos, ahora, con un nivel “DEFCON” inferior (más grave).

El incidente, en sí, no es de interés para ustedes (nota: estamos bien, gracias…)

Lo interesante fue notar que todos los miembros de esta comunidad tuvieron una reacción responsable. Se comportaron como guerreros.

Pudimos, también, darnos cuenta de que tan molesto es tener una mascarilla puesta todo el día.

Molesto, pero no insoportable. Los médicos lo hacen a diario.

Mascarilla y distanciamiento por varios meses más

Otro elefante en la sala

El incidente nos aportó una información importante: sí, nosotros estamos listos para lo que viene …

Hablemos del elefante en la sala:

Todos nos dimos cuenta de que hubo decisiones de encierro repetidas… Un mes, luego otro mes más, reglas drásticas para salir, luego otro encierro, …

Seamos claros: hasta que se tenga una vacuna contra el COVID19 (estamos lejos de tenerla, todavía), permaneceremos encerrados.

Esta vacuna no estará disponible antes de, por lo menos, 6 meses más, si tenemos suerte. Eso es la realidad, brutalmente dicha.

¿Por qué, entonces, hay tantas tergiversaciones en la comunicación oficial? ¿Por qué no lo dicen de frente?

La respuesta, la podemos ver a nuestro alrededor:

Seguramente, lo habrán notado, el cuidado requerido por la pandemia se ablandó en las mentes.

Es una señal de que es muy difícil para el espíritu (humano) mantenerse alerta durante más de unos meses.

Subversión o cobardía

Resulta que el periodo fatídico de aguante se venció.

Vemos personas salir a la calle sin mascarilla, o con una mascarilla mal puesta:

Mascarilla mal puesta 1 - Origen medico desconocido
Mascarilla mal puesta 2 - Origen medico desconocido

Como si la mascarilla fuera solo un alibi.

Hasta vemos gente agresiva o sarcástica: Los que se ponen una mascarilla se volvieron un rebaño estúpido.

Peor aún: algunos organizan grupos grandes que se reúnen para “reclamar su libertad” (AKA sin ninguna protección ni distanciamiento).

Tener ataques de pánico por la sensación de ahogamiento es entendible. Disfrazarlos de actitud subversiva, mucho menos.

Enfrentémoslo: hemos pasado el “periodo de prueba”. Ya no es una batalla, estamos en guerra, y esta guerra durara un tiempo considerable.

En algunos casos, estaremos (como es el caso en mi comunidad) con mascarilla hasta en casa.

Nuestros médicos y enfermeras/os lo están viviendo desde hace 4 meses. Ahora, nos toca a nosotros.

¿Se sienten capaces? Sería mejor que sí, porque no hay opción.

Les corresponde a nuestros dirigentes definir cómo ayudarnos a sobrellevar estos meses por venir. Sería bueno que lo sepan.

Jair Bolsonaro con una mascarilla - Origen desconocido
Header Kirabytes