Grado de dificultad: 1 (Hay hechos fútiles que son reveladores).

Columnista: Roberto

Cosas importantes, cosas fútiles

Hay tantas cosas interesantes que pasan en este momento, que me debería dar vergüenza hablar de temas fútiles.

Es, sin embargo, lo que voy a hacer.

Hemos alcanzado la mitad del año, y lo más probable es que buena parte de lo que queda de este, la pasaremos en casa.

Los que comparten el encierro seguirán tratando de aguantar sus compañeros de celda del hogar …

… Y de aguantarse a ellos mismos. Las rutinas que hemos desarrollado en el transcurso de los años incluyeron madrugar, bañarse, desayunar, salir a enfrentar los trancones para ir a trabajar.

Para buena parte de nosotros, estas rutinas se redujeron en caminar del cuarto hasta la sala donde se improvisó la oficina.

No salimos más, sino una vez a la semana (o menos) con tapabocas y con la impresión de cometer un delito.

Nota: no todos son así de respetuosos

Entre las muchas cosas que hemos dejado de hacer, está la simple y fútil acción de ir a una peluquería.

Resulta que acabo de hacerlo… Perdón, corrijo: un peluquero vino a mi casa a peluquear los cuatro miembros presentes.

Lo había hecho hace poco … Hace un poco más de 3 meses (en mi vida anterior).

El corte de moda

Así me enteré de esta evolución de la peluquería: “corte a domicilio”, algo que pensaba reservado a una elite.

Nuestro peluquero “personalizado” se parecía más a un cirujano que a otra cosa, con su atuendo, su malla de cabello, su tapabocas y sus guantes.

El corte que le pedí era corto y sencillo … Lo mismo que los tres que me siguieron, entre los cuales dos mujeres.

Todos, teníamos en cabeza la misma idea:

No sabemos cuándo será la próxima sesión, así que haremos como si esta próxima vez fuera dentro de tres meses”.

No sé qué tienen previsto, queridos lectores. A mí, me parece que, últimamente, el corte de moda para el cabello será corto, por alguna razón.

Emoji Peluqueada - Origen WhatsApp

Y, por otra obscura razón, uno se siente mejor después del corte. Podría no ser tan fútil, después de todo.

Header Kirabytes