Grado de dificultad: 1 (Durante la cuarentena, muchos pueden descubrir que su televisor le sirve a todo menos a ver televisión …).

Columnista: Roberto

Una evolución rápida y disruptiva

La supremacía en apenas diez años

Un artículo reciente de Gizmodo tenía un título muy enojado:

Just Get a Damn Set-Top Box and Free Yourself of Your TV’s Crap Software

Su tema era la mala sorpresa que reciben los compradores de Smart TVs, a darse cuenta de que su magnífico televisor UHD no queda “Smart” mucho tiempo.

AKA, el pequeño computador que permite la conexión a Internet y el streaming de contenido de plataformas tiene una vida útil corta.

La táctica es conocida como “obsolescencia programada”. Es la que permite a empresas obligar a sus clientes a cambiar productos todavía operacionales.

El tema es real, aunque el tema merezca ser puesto en perspectiva.

TMN dedicó uno de sus primeros kits de supervivencia a los Smart TVs.

Estamos tan acostumbrados a estas versiones modernas del televisor del siglo pasado, que se nos olvida un detalle importante.

El detalle es el tiempo extraordinariamente corto que les tomó para reemplazar sus ancestros con tubo catódico.

Los televisores LCD tienen menos de 10 años y ya es difícil encontrar aparatos de la antigua tecnología. Los han reemplazado completamente.

Es más: algunos “modelos básicos” están todavía en “Full HD”. Desaparecerán pronto, dejando a los “UHD” ocupar la totalidad del mercado.

Y, sobre todo, TODOS los modelos nuevos de televisores de tamaño diagonal superior a 40 pulgadas son de tipo “Smart TV”.

Una pluralidad de dos …

Hay, sin embargo, una situación que pocos clientes finales conocen: existen solo dos fabricantes de pantallas.

Estos dos son, ambos, surcoreanos, Samsung y LG.

Todos los demás usan pantallas de uno de los dos y, básicamente, pegan una etiqueta diferente sobre los televisores.

Acabo de hacer una omisión abusiva e intencional: sobre la parte “firmware”.

Los Smart TVs contienen un pequeño computador, con un sistema operativo especializado. El de Samsung se llama “Tizen”, el de LG, “webOS”.

De la misma manera que con los Smartphones (o los PCs), los sistemas operativos evolucionan con los televisores.

Un televisor de cierta edad vera su sistema operativo caer en obsolescencia en pocos años, y es, efectivamente, un problema … Menor.

Reemplazar la parte “Smart” de un televisor

Un lado del problema es que el módulo de computación de un Smart TV no es intercambiable.

El otro lado es que una pantalla de televisión tiene una vida útil mucho más larga.

Tengo todavía un televisor LCD de hace diez años que sirve todavía, y que me servirá a ilustrar la solución:

Hace 10 años, no existía la noción de Smart TV. No me fue difícil solucionar este inconveniente:

  • Sirve todavía de pantalla para una consola Xbox 360.
  • En esta época de cuarentena, es otra consola (Playstation PS4) que se encuentra conectada a él.

Tengo otro caso, más interesante: un televisor de marca “diferente” de las que hablé anteriormente, con un sistema operativo Android TV.

Este equipo fue una adquisición a precio muy interesante, un interés que se volvió un inconveniente cuando su computador dejó de funcionar.

La solución encontrada por su usuario fue la de reemplazar la parte “Smart” por un módulo Google Chromecast.

Un módulo Chromecast en su caja - Origen Google

Nota: esta solución de Google siempre me pareció “elíptica”, pero reconozco que es práctica para los dummies (cabe en un bolsillo).

Otros prefieren una de esta “Android Boxes” o un Apple TV Box. Todo eso sirve.

En otros términos, la obsolescencia de un “Smart TV” es un falso problema.

El futuro de los televisores

Sin embargo, la existencia del inconveniente resalta una anomalía:

¿Quién puede decir que lo satisface la parte “Smart” de su Smart TV? A todos, esta solución nos parece mediocre.

La evolución ultrarrápida de los televisores utilizó esta “mejora” como argumento diferenciador.

Ya no vale este argumento: lo que los fabricantes deben pensar es en una conexión especializada para un módulo exterior.

Un espacio detrás del televisor con un tamaño y una fijación acordados (y, tal vez, una alimentación).

Los posesores de televisores personalizaran, a su preferencia, el tipo de computador que se conecte al conector especializado.

En particular, el módulo exterior podría ser un PC, cambiando el concepto de “All In One”.

Pero, más probablemente, se desinteresarán de esta posibilidad.

¡Mal por ellos! Mi PC ya está conectado por HDMI a un televisor UHD, que me proporciona una interfaz gráfica espectacular.

Es más grande, confiable, y económico que un monitor de computador.

El resultado es incomparablemente superior al de un “Smart TV” (me sirve para jugar también).

El futuro de un televisor está en eso (y los competidores se llamaran HP, Lenovo, ASUS, Apple …)

Nota: Con esta configuración, deje, casi completamente, de mirar televisión de manera convencional.

Hablando de obsolescencia, es más de esta que necesitaríamos hablar…

Header Kirabytes