Grado de dificultad: 1 (No importan los elementos técnicos, lo lograron y es lo único que valga)

Columnista: Roberto

Aplausos incondicionales de TMN.

Las últimas dudas sobre Endeavour

El día empezó muy bien: el mar en la bahía de Pensacola era “como un espejo”.

La bahía de Pensacola está en el golfo de México, bien protegida de la tormenta tropical “Isaiah”, que azota la costa este de los EE UU.

Sin embargo, eso era un elemento menor en la checklist.

Lo principal siempre fue que se trataba del primer regreso de astronautas en una capsula de SpaceX.

Nota: era, además la primera vez desde hace una década.

La actitud muy “casual” de Boeing Space sobre este tema nos enseñó a ser muy prudentes.

Y es injusto: los ingenieros de SpaceX nos acostumbraron a un rigor muy diferente de los de Boeing.

Sí, aceptémoslo, Boeing logró hacer aterrizar una capsula (sin nadie adentro). Es lo único que han logrado hasta ahora.

Quedaba a SpaceX este último paso, con tripulación, para borrar definitivamente a Boeing Space del paisaje.

Lo hicieron de manera brillante, como de costumbre.

Casi nos olvidábamos de que SpaceX sabe hacer aterrizar cohetes (muy bien). En comparación, el regreso de Endeavour era más fácil.

Como si fuera un ejercicio

Fue, otra vez, una demostración de maestría. Todo se desarrolló como si fuera un ejercicio.

Todos esperaron el fatídico “blackout” de 6 minutos en el descenso.

A las 14H 41 (Eastern Coast Time), los controladores llamaron a la capsula una primera vez (imaginamos la angustia que no podían mostrar).

Pocos segundos después, a una segunda llamada, los astronautas contestaron con un tono muy tranquilo. ¡La parte más peligrosa había sido superada!

Luego, vimos los paracaídas abrirse y, en este momento, supimos que lo habían logrado.

El resto era pura rutina: a las 14H48 (Eastern Coast Time), Endeavour amerizó suavemente (ni se la vio hundirse al “impacto).

Video conseguido en el canal YouTube de CNN

Una hora y media después, los astronautas salían, por fin, de la capsula, para ser alzados hasta una cama rodante.

Salida de los astronautas de Endeavour - Captura de pantalla - Streaming SpaceX y NASA

Nota: fue una espera interminable, la de la evaporación de los vapores tóxicos que todo citadino aguanta a diario.

En el transcurso de la mañana, el director de la NASA, Jim Bridenstine, habló diplomáticamente de la diversidad de contratistas que tiene la entidad.

Fue diplomático, pero no engañó a nadie: en materia de transporte de personal, no existe ninguna “variedad”. Es SpaceX o nada.

Todas las disculpas y los “peros” de Boeing Space se acabaron. SpaceX, el “rookie”, les robó el show (o, más bien, los humilló).

¿O soy el único en pensar eso?

Parte 1

Crew Dragon Endeavour – Misión cumplida

Parte 3
Header Kirabytes