Grado de dificultad: 1 a 2 (El personaje central de una película no siempre es el protagonista)

Columnista: Roberto

Es Navidad, época para entretenimiento más que para tecnología. Una película de misterio recientemente salida captó mi atención: Leave The Word Behind”.

Los adultos desconocen los niños

Julia Roberts, productora inspirada

Julia Roberts es una actriz que “maduró bien”.

Su aparición en la serie de Amazon Prime “Homecoming” me impresionó tanto por su actuación como por el guion.

Trailer conseguido en el canal YouTube de Prime Video

Parece que las historias de misterio le sientan bien. Después de Amazon Prime, la reencontramos en Netflix, con otra historia de misterio, “Leave The Word Behind”:

Trailer conseguido en el canal YouTube de Netflix

Nota: Julia es productora de la obra.

Esta vez (perdón por el #Spoiler), es una parabola que trata, de manera (casi) intimista, de un tema apocalíptico. ¿Algún mensaje que los gringos nos quieren enviar?

La ineptitud de los adultos postmodernos

La película describe nuestras vidas postmodernas de manera poco elogiosa, mostrándonos como ineptos sin la ayuda de Internet.

Algo me llamó particularmente la atención:

La familia de Amanda Sandford (Julia Roberts) tiene dos hijos, un teenager varón (Archie) y una preadolescente niña.

Esta niña, Rose, es introvertida y poco locuaz (otra nerda). Sin embargo, es el personaje más interesante porque es perceptiva, pero nadie presta atención a lo que dice.

Su caso introduce un problema muy habitual en nuestras sociedades:

Los adultos (y aspirantes adultos) no escuchan lo que dicen los niños.

Abandonando nuestra descendencia

Los niños son humanos con opiniones propias

Los adultos de nuestra civilización tienen anclado en la mente que los niños son menos humanos que ellos …

Los niños tienen sus opiniones (sobre nosotros, para empezar) y es importante conocerlas. Como en la película, ellos ven cosas a las cuales los demás no prestan atención, y lo dicen.

Sintomáticamente los adultos mayores sufren menos de esta ceguera moral psicológica. Es probablemente porque se les bajó el estrés, terminada la parte “activa” de sus vidas.

Ellos, sí, escuchan a sus nietos y por eso los niños se les acercan.

Claramente, cuando no se siente escuchado, uno tiende a buscar personas que lo hacen. No es especifico de los niños (que no son mejores que los adultos).

Una advertencia inteligentemente expresada

Nuestro desinterés puede ser egoísmo de nuestra parte, o estrés, o reproducción de traumas heredados de la generación anterior.

No se trata de acusar a nadie: solemos repetir los mismos esquemas de comportamiento de nuestro padres.

Sin embargo, el resultado es el mismo: Se pierde el canal de comunicación.

La película es una advertencia (inteligentemente expresada) contra el abandono psicológico de nuestra descendencia.

En particular, su final es representativo de los riesgos que estamos tomando, ignorándolos.

Nota: no pude resistir a un #Spoiler en particular. Una escena le gustará a todos los enemigos de Elon Musk, no les diré más …

Leave The Word Behind” recibe las felicitaciones de TMN por la importancia del tema de nuestra disfuncionalidad afectiva.