Grado de dificultad: 1 (Hacerse preguntas no es condenar a nadie)

Columnista: Roberto

Es un irónico tema de reflexión él que TMN propone a nuestra creciente afición para el Streaming video.

El Streaming sufre de obesidad

2023, año de “relativo descanso” audiovisual

El año 2023 fue de “relativo descanso” en la guerra que se libran las plataformas de Streaming.

Dos conflictos laborales en el sector audiovisual estadounidense postpusieron muchos proyectos.

Sin embargo, logros resaltados como “Silo” (en Apple TV+) nos sorprendieron agradablemente.

Aprovechando esta calma, muchos decidieron revisitar series y películas que se habían acumulado en sus listas personales.

En mi caso, tenía una serie que había injustamente olvidado: “The Expanse”.

Trailer conseguido en el canal YouTube Amazon Prime Video UK

Esta grandiosa epopeya espacial se extendió sobre 6 temporadas, de diciembre 2015 a enero 2022. ¡Por fin la voy a terminar de ver!

Inundar el espacio audiovisual

Sin embargo, no es el tema central del presente artículo, aunque lo haya inspirado.

Me hizo realizar algo: no soy el único en tener gemas guardadas, pendientes de mirar en plataformas de streaming.

El ritmo de liberación de nuevos programas se aceleró, a pesar de los eventos recientes que temperaron este ritmo.

La táctica admitida por todos los protagonistas de la guerra del streaming (todos gringos) es “inundar el espacio” … Y la están cumpliendo juiciosamente.

Para los videntes, este ritmo se multiplicó por la multiplicidad de plataformas. AKA son entre una y cuatro fuentes de contenidos que crean una congestión a la punta de nuestros controles remotos.

Contenidos “menos estadounidenses”

“Potencialmente interesante” no es suficiente

AKA efectivamente, nos lograron inundar.

El tiempo ya no nos alcanza para disfrutar de un contenido porque ya aparecen otras propuestas potencialmente interesantes.

En la frase anterior, la palabra clave era “potencialmente”, por su insuficiencia.

La consecuencia de este exceso de volumen es que nos estamos volviendo más selectivos en nuestras preferencias.

Es un creciente problema para el Streaming, que empezó a invertir en producciones costosas sin garantía de éxito.

Un ejemplo reciente es el de “The 3 body problem” de Netflix, programa muy vistoso y costoso … e inconvincente:

3 Body Problem review: Game of Thrones creators return with dull, perplexing sci-fi for Netflix

Nota personal: pondría al “Foundation” de Apple TV en esta categoría (siendo consciente de que mi opinión es controversial).

El Streaming y sus presupuestos excesivos

Es donde nace la ironía: Netflix y Amazon Prime suelen (afortunadamente, diría yo) incluir programas de orígenes internacionales.

No es una casualidad: el público descubre que los contenidos más creativos no son obligatoriamente gringos … Ni necesitan ser de excesivo presupuesto, diplomáticamente sea dicho.

Esta tendencia está en crecimiento, creando una paradoja: plataformas estadounidenses y contenidos “menos estadounidenses”.

Que consten que no escribí “todo menos” porque no sería ni cierto ni justo.

O me estoy equivocando por completo. ¿Qué opinan?