Grado de dificultad: 1 (la pregunta que hacemos aquí es sencilla …)

Columnista: Roberto

Hablemos de inteligencia artificial, otra vez

Si la máquina no contesta, la culpa es de uno

No me canso repetirlo una y otra vez: no existe tal cosa como la “Inteligencia Artificial”. ChatGPT Y Bard no son más que autómatas conversacionales.

No me malinterpreten: suelo pedir a Bard que me ayude en buscar informaciones que me tomaría horas en conseguir.

Lo hace generalmente bien … Eso, sí, a la condición de correctamente expresar mis preguntas.

El “correctamente” de la frase anterior corresponde a lo que el autómata es capaz de procesar. Frecuentemente, olvidando un simple pronombre o equivocándome en la ortografía de una palabra, lo logro (involuntariamente) confundir.

La culpa siempre es mía: la de olvidar que la entidad que estoy interrogando no es inteligente.

Las mediocridad, camino más fácil

Por el contrario, pedir a estas máquinas generar imágenes pornográficas de una celebridad (por supuesto femenina) no es ningún error:

Taylor Swift AI Nudes Provoke Fandom Uproar on X: “Disgusting as Hell”

Tampoco lo es la morbosa idea de desterrar a John Lennon para generar plata:

Paul McCartney says AI tools helped rescue John Lennon vocals for ‘last Beatles record’

Aprovecharse de la nostalgia, de la concupiscencia, del odio o de la simple pereza siempre será un negocio prospero.

La “inteligencia artificial” solo es la manifestación más reciente de la mediocridad codiciosa.

Funciona porque existen clientes dispuestos a aceptar mentiras fáciles.

¿Estupidez natural?

Alguien detrás de la máquina

Durante una reciente interacción con Bard, la máquina alguien detrás de la máquina me propuso ayudarme en escribir poesía …

Suelo expresarme exactamente como si estuviera hablando a una persona (porque hay personas en la sombra que revisan nuestras reacciones).

No deje la sugerencia sin contestar, describiendo el apasionante proceso de expresar ideas personales en palabras que lo son también.

Y termine preguntando ¿por qué pediría a una maquina quitarme este placer intelectual?

No esperaba una respuesta (por supuesto, recibí de vuelta un lustreo de zapatos), sino informaba a alguien de mi desacuerdo … Un alguien bien real.

La Inteligencia Artificial reemplazará al que lo elegirá

Bing (ChatGPT – Microsoft) y Bard (Gemini – Google DeepMind) solo son estúpidos si sus usuarios no retan a sus diseñadores.

Es un círculo vicioso: no retar a los demás es no retarse a uno mismo.

Así que hagámonos un favor: no pedimos a estos “bots” algo que nosotros mismos haríamos más interesantemente …

¿O prefieren que las IA los reemplace? Al final, es elección de cada uno.

Habrán entendido que TMN seguirá, imperfectamente, humana.