Grado de dificultad: 1 (El presente artículo es la traducción de “Young Karen learns the price of liberty”).

Columnista: Roberto

Al final, añadí una nota inspirada por el caso regional, con un enfoque más universal.

La noticia podría haber sido desconocida, como solía pasar. Pero eso era antes de la pandemia y durante el reinado de “Ya saben quién”.

Ahora que este gobierno estadounidense está agonizante terminando, parece el símbolo de una era que se va.

Karen provoca un incidente internacional

“Karen” suele ser blanca y rubia

Se sabe lo que los gringos entienden por “Karen”. Numerosos casos de este comportamiento patético, y a veces agresivo, hicieron famoso (y descriptivo) este nombre.

Se suponía que la noticia no iba a llamar la atención de los medios de comunicación habituales. Como lo reportó el Cayman Compass, una joven recibió mucho más de lo que esperaba:

4 months for ‘selfish’, ‘arrogant’ quarantine breachers

Video disponible en el canal de YouTube de Cayman Compass

En otras ocasiones, esta situación podría, incluso, haber sido considerada como “romántica” con un toque “rebelde”:

Una estudiante adolescente (a los 18 años, todavía se es adolescente) recientemente decidió visitar a su novio en una isla.

Tan cariñosa y emocionada estaba de ir a verlo competir en una carrera de motos acuáticas, que no podía esperar. Así que se las arregló para engañar las restricciones de pandemia (ya sabes: estaba negativa, de todos modos).

¡No, nada gracioso!

Ahí terminó la diversión…

Porque la isla era una de las Islas Caimán, que resultan NO ser territorio de EE. UU. Es un “British Overseas Territory”, AKA ella estaba en Inglaterra, ups!

Sí, “ups”, porque a los lugareños no les pareció romántico o lindo, en absoluto. Viniendo de una estadounidense blanca y rubia, lo vieron como despectivo y peligroso.

Acostumbrada al comportamiento irresponsable de su propio gobierno, ella no se dio cuenta de lo ofensiva que era su acción… Y, sí, peligrosa.

Entonces, las autoridades locales hicieron un ejemplo de ella y la mandaron para la cárcel por 4 meses. Menos estimulante.

En otro nivel

Es, por supuesto, una decisión dura que todavía podría ser temperada… Bueno, será después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

Sin embargo, esto parece una advertencia: EE. UU. tiene un historial vergonzoso con COVID-19. Por eso, una chica que viene de Georgia, una de las zonas críticas de infección, indispuso bastante a la gente.

Y, en otro nivel, los Estados Unidos ya no son dueños del mundo. Es un privilegio que perdieron, no sólo este año (que se termina), sino también a lo largo de los últimos cuatro.

Nadie lo dice en voz alta, pero EE. UU. tendrá que reconstruir esta confianza perdida.

La joven Karen (su verdadero nombre es Skylar Mack) no se dio cuenta de todo lo que ella representa (¿cómo podía?)

Lo que le pasó es claramente injusto (como lo es el apodo de Karen) … Lo es menos con los Estados Unidos, en estos días (fue embajadora sin quererlo).

Si entendí bien, ella es una estudiante de pre-medicina… ¿Ironía o karma?

Nota adicional a esta traducción:

Existe otro aspecto a la dura condena de las Islas Caímán. Este gobierno se cansó de los descuidos y otros desprecios por las reglas de protección.

Podría no ser un caso aislado. Como los ciudadanos, que se cansan de restricciones que les parecen demasiado duras, las autoridades también se pueden cansar.

Si los llamados a la responsabilidad civil no sirven (¿les suena familiar?), podrían imitar a los isleños. Es, de hecho, una evolución que se empieza a notar en todas partes.

Parte 1

Karen descubre el precio de la libertad

Header Kirabytes1