Grado de dificultad: 1 (Hasta “los que saben” pueden ser engañados).

Columnista: Roberto

En resumen, son simples gafas de sol

El Daltonismo no es una enfermedad

En un artículo reciente, TMN sugirió (yo sugerí) que escribamos sobre un ejemplo de práctica postmodernista mentirosa engañosa.

El tema en cuestión es muy personal y tiene que ver con gafas para personas daltónicas.

Ocurre que uno de mis mejores y más antiguos amigos tiene esta particularidad. Y consten que no dije “sufre de” porque no es ni un sufrimiento ni una enfermedad.

Gérard es una extraordinaria persona que se dedicó en hacer conocer el tema del Kurdistán y de su pueblo. Es un tema que pueden descubrir en otros artículos, como el siguiente:

¿Qué es el Kurdistán, quiénes son los kurdos y cuál es su lucha histórica?

La descubierta de un engaño más

En una conversación del año pasado, le hablé de ciertos avances en productos que aparecieron a propósito del daltonismo.

De manera cortés, declinó la oportunidad de probar tales productos, algo que me sorprendió un poco.

En este entonces, no sabía a qué punto él tenía razón en rechazar algo que sabía iluso.

Lo desconocí hasta recientemente, cuando descubrí el siguiente video:

Video conseguido en el canal YouTube MegaLag

Este vídeo solo era el preludio a una investigación más exhaustiva por el mismo Youtubero:

Video conseguido en el canal YouTube MegaLag

Nota: Ambos videos tienen subtítulos bien hechos. Así que ajustarlos a su propio idioma les permitirá disfrutar mejor su esclarecedor contenido.

Nadie está a salvo de ser engañado

¡Malditas gafas!

Llegando a este punto, las conclusiones parecen indiscutibles, ¿cierto?

En particular, el efecto descrito por Solomon Asch de “conformidad con el grupo” es ampliamente explotado aquí.

Como lo pueden imaginar, sentí un terrible enojo contra mí mismo. Un enojo por dejarme engañar por las emociones que creí ver en “demostraciones virales” en YouTube.

Estos eventos, los reconozco ahora por lo que son: muestras del sindroma de Solomon Asch/Stanley Milgram.

Y, sin embargo, me dejé llevar hasta el punto de querer comprar estas malditas gafas. Tal vez hasta Gérard hubiera sido él que fingía.

Woman facepalming Emoji

Quedemos humildes y atentos

El negocio (en general) de las gafas ya es conocido por ser una estafa sus precios excesivos.

Los servicios odontológicos son otro ejemplo.

Lentes correctivos suelen ser comercializados en alrededor de 100 veces el costo de su fabricación.

Y ni hablemos del precio de las gafas de sol … categoría a la cual las gafas EnChroma pertenecen, según la FDA americana (categoría elementos medicales).

El sitio web de esta marca nos indica el precio de estas gafas de sol: superior a 300 dólares US.

La moraleja de esta aventura es que nadie está a salvo del omnipresente genio del engaño. En este caso, casi todos (aparte de MegaLag) se comieron el cuento.

Por más consejos que pretendamos dar, quedaran unos engaños que nos superaran.

Quedemos humildes y atentos.