Grado de dificultad: 1 (No merece una dificultad superior. Quizás un 3 para los expertos en Relaciones Públicas que lo trataran de justificar).

Columnista: Roberto

El colapso del puente de Baltimore

Baltimore: habrá (muchos) otros accidentes

El costoso accidente que acaba de ocurrir en el puerto de Baltimore (Maryland, USA) es representativo de una de las anomalías del mundo postmoderno.

Video conseguido en el canal YouTube NTSBGov

Nota: NTSB es el acrónimo para National Transportation Safety Board.

El puente que desapareció era el Francis Scott Key Bridge, puesto en servicio en 1977.

El lugar donde ocurrió este desastre fue mala suerte, las circunstancias no.

YouTube está lleno de videos de accidentes involucrando a barcos grandes, es decir, es demasiado frecuente.

Video conseguido en el canal YouTube “Failzone”

Solo era una cuestión de tiempo.

¿Medidas de seguridad? Demasiado caro

Los canales de Suez y de Panamá son otros lugares propicios a accidentes. De hecho, uno celebre y reciente (2021) fue el tema de un artículo TMN:

¿Barco atascado? Pagaremos nosotros

Los diferentes y recursivos accidentes por tales monstruos marítimas atestiguan de la impotencia a pararlos … En sus diseños actuales, “depurados” de reales sistemas de emergencia.

En ingeniería, existe una regla: todo diseño debe incluir sistemas “anti estúpidos”.

AKA no es suficiente que un dispositivo (cualquier sea) funcione. Se debe imaginar cómo hacerlo fallar y añadir LOS remedioS. El mundo postmoderno odia esta regla porque aumenta drásticamente la confiabilidad el costo de las realizaciones.

Así que, de manera generalizada, se pasan por la borda las medidas de seguridad y de emergencia

El reinado de la codicia eficiencia económica

En el caso de Baltimore, poco se podía hacer (es decir actualmente) frente a un móvil de este tamaño.

Video conseguido en el canal YouTube First Coast News

Fue una estrellada en cámara lenta los actores pudieron comunicarse, pero fueron incapaces de actuar.

Créenlo o no, ni es la más grande falla con estas máquinas, de diseño nada espectacular, económicamente eficiente. Navegan sobre todos los mares con poco o ningún control.

El “Dali”, que destrozó el puente en Baltimore, es un ejemplo tristemente clásico de eso.

El "Dali" en sitio del destrozo del puente Francis Scott Key - Baltimore - Captura de pantalla en video del NTSB

Enarbola la bandera de Singapur, una “bandera de complacencia” escondiendo (¿escudando?) a dueños estadounidenses o europeos (MAERSK en este caso).

Todos los barcos grandes comparten este mismo lado oscuro, incluyendo a los cruceros que hacen ver chiquito al Titanic.

El punto débil en este tipo de problema tiene nombre propio: codicia.