Grado de dificultad: 1 (Es para tomar consciencia, no para asustarnos … Todavía).

Columnista: Roberto

Bogotá: cuando pasa en casa …

Cambiar nuestra cultura a la brava …

Un evento un tanto desagradable (tampoco exageremos) está afectando a Bogotá, metrópoli latinoamericana.

Distrito anunció medidas para hacer más efectivas las restricciones de agua

Es un evento que se produce en muchas parte del mundo, así que vale la pena hablar de él.

Tales informaciones no resuenan cuando ocurren lejos de casa, ¿cierto? Cuando nos toca cambiar nuestra cultura, porque el clima cambió, se obtiene más atención de parte del público …

Los lectores de TMN suelen ser más atentos y tampoco es porque los hemos aburrido con el tema. Hablar del cambio climático es una evolución reciente en nuestro blog:

El agua, tema de interés en TMN

El manejo del agua no es, sin embargo, una preocupación nueva para nosotros. Lo habíamos abordado anteriormente de manera genérica en nuestra serie de artículos titulada “La casa inteligente”.

Más exactamente, es el cuarto artículo de esta serie que lo evoca:

La casa inteligente – 4 El agua

Existen informaciones que permiten llevar este ahorro al siguiente nivel, por ejemplo:

Guía de purificadores de agua

Eso es porque la situación va a durar. La próxima etapa: racionar la energía … La de Colombia es hidroeléctrica en un 80%:

¡Que se haga la luz! Así se genera la energía eléctrica en Colombia

Justamente, les recomendamos leer este artículo del periódico Portafolio, que es involuntariamente enriquecedor.

Los primeros efectos del calentamiento global

Nuestra idea no es agobiar a la periodista por sus sesgos de origen profesional. Escribir para un periódico financiero hace ver el mundo como fajos de billetes.

Sin embargo, tales sesgos tienen consecuencias nocivas. Empezamos por su evocación del “fenómeno del Niño”:

Desafortunadamente, lo que presenciamos no es un evento aislado, “normal para una temporada reputada más seca”.

Calificar la sequía actual en Suramérica como “el fenómeno del niño” sería mentirnos. Llamémoslo como lo que es, los primeros efectos del calentamiento global.

AKA es nuestra nueva normalidad (que se acompañara de incendios forestales).

Conoceremos la otra parte de esta nueva rutina dentro de un mes (aproximadamente), con la próxima temporada de huracanes en el Atlántico y el golfo de México.

Un sistema centralizado y piramidal

Luego, nos mostraremos un poco cínicos, repitiendo una frase del artículo:

… la energía eléctrica es transportada desde las centrales de generación hasta los centros de consumo. Esto se realiza a través de cables sostenidos por torres altas que permiten llevar este servicio a largas distancias por todo el país.

El paso siguiente es distribuir la energía desde los grandes centros de consumo hasta el punto de entrada a las instalaciones del consumidor final …

Esta descripción de gigantescos generadores eléctricos lejos del usuario final es muy cierta.

La represa de El Quimbo (Huila - Colombia) - Foto Rafael Trujillo

También evidencia la gran debilidad del paradigma actual. AKA está centralizado y piramidal, cuando debería ser distribuido.

TMN publicó un estudio en 7 artículos sobre este tema, que pueden consultar para conocer nuestra visión:

Energías renovables

Sin agua, no hay luz en Latinoamérica

Evento de probabilidad creciente

El calentamiento global evidenció una debilidad adicional en el modelo existente:

La estructura actual no tiene respaldo en caso de colapso de la fuente principal. El caso de Colombia es espectacular, reconozcámoslo: una sequía prolongada (evento de probabilidad creciente) hará colapsar por completo el sistema.

En la frase anterior, hemos intencionalmente utilizado “hará” y no “haría”, porque solo es cuestión de tiempo.

La descripción mercantil del artículo de Portafolio muestra la irrealidad de la percepción financiera:

Si Colombia colapsa eléctricamente, sus vecinos estarán en la misma situación … Porque todos sus vecinos también usan esta fuente de energía.

No se podrá negociar algo que nadie tendrá.

Se puso a llover (un poco)

A Colombia y a todos sus vecinos les espera un cambio cultural grande. Y nos parece que el sector eléctrico no está listo para una evolución que llegará rápidamente.

El artículo de Portafolio nos indica, además, sobre quién no podremos contar.

Si se sienten preocupados, no es nuestra intención provocar pánico. Aquí, por ejemplo, se puso a llover (un poco) en las tardes.

No es razón para regresar a nuestros abusos habituales …