Grado de dificultad: 1 (Traducción al español de nuestro artículo “Gérard Depardieu : France décadente”)

Columnista: Roberto

La traducción de nuestro artículo anterior se reveló más fluida de lo que pensábamos … Aparte, tal vez, de los nombres de artistas, definitivamente regionales.

Gérard Depardieu, como Johnny Hallyday

Johnny Hallyday, solo en Francia

Un escándalo (a la gente le encanta esa palabra) ocupa actualmente los titulares en Francia. Se trata, una vez más, de una historia de violación cometida por un hombre poderoso.

El nombre del personaje en cuestión probablemente no significará nada para los no franceses: Gérard Depardieu … Pero quizás soy demasiado duro con mi propia patria.

Veamos: ¿conocen a Johnny Hallyday? Muy probablemente ninguno de los dos y por las mismas razones. Cada país tiene sus iconos, totalmente desconocidos del mundo exterior.

Chico malo creado in vitro

Este es el caso aquí: Johnny Hallyday (Jean Philippe Smet era su nombre real) era cantante. Cantaba, cómo decir, una especie de Rock de mentira.

Johnny Hallyday (Jean Philippe Smet) en 1963 - Origen desconocido

Nota: murió en 2017.

Él no compuso la música, no escribió las letras (ni siquiera estoy seguro de que las entendiera). Y no tocaba (correctamente) ningún instrumento musical.

Su único aporte fue una actitud de “chico malo” con los fraseo y tono asociados.

Esta creación artificial de una discográfica era el ídolo de los franceses… Bueno, no de todos, tranquilos.

Gérard Depardieu en su propio papel

Mi teoría es que sus características resonaban con un cierto miedo a la mediocridad inculcado por la educación francesa. Así, sus seguidores – perdón, en esta época decíamos fans – no se sentían inferiores a él (y era fácil de imitar).

Resulta que Gérard Depardieu tiene mucho en común con Jean Philippe Smet, excepto que es actor y que sigue vivo.

Señalemos que canta muy mediocremente

Fue lanzado por una película sarcástico-erótica de Bertrand Blier , ” Les Valseuses “, en 1974.

Tráiler obtenido del canal YouTube Cohen Film Collection.

En esta obra deliberadamente provocativa, realmente no necesitó esforzarse.

En realidad, jugó su propio papel Y continuó en hacerlo durante toda su carrera.

Un simple depredador sexual

Habrán fácilmente entendido que no soy admirador ni de Johnny Hallyday ni de Gérard Depardieu. Sin embargo, esto no es razón suficiente para empujarlos bajo el tren (aunque).

Volvamos al inicio del presente artículo: el Sr. Depardieu está acusado de múltiples agresiones sexuales, incluyendo una violación:

Nota: perdón por la excesiva longitud de estos títulares.

Esto no es ni una broma de mal gusto ni realmente una sorpresa (aunque fue ocultada durante mucho tiempo) …

La justicia decidirá

Apoyo contraproducente

El asunto es tan grave allí que se le dedica un artículo del Wikipedia en francés :

Affaire Gérard Depardieu

Y lo es, según los criterios de 2023 (después de MeToo). Lo anormal es el aspecto tardío de esta tomada de conciencia colectiva.

Incluso hay una petición a favor del individuo:

Propos obscènes de Gérard Depardieu : des artistes dénoncent un “lynchage” médiatique

Irónicamente, me parece que lo que dicen estas prestigiosas (al menos en Francia) personalidades le perjudica más que le ayuda.

Porque no se trata sólo de comentarios obscenos … Y otros profesionales tienen un recuerdo “diferente” de estos hechos.

Lo veo mal

La justicia decidirá (y lo veo mal).

Más allá de esta conmoción, hay un aspecto más relevante en este acontecimiento.

Ver a toda esta gente aferrándose a símbolos de un pasado que vale la pena reformar es deprimente y preocupante. ¿Es la reflexión una actividad en peligro de desaparición en Francia?

El hecho de que nuestro gran amigo Manu acuda en ayuda del “pobre” Gérard Depardieu es sintomático:

Affaire Gérard Depardieu : Emmanuel Macron évoque “une chasse à l’homme” et un acteur qui “rend fière la France”

Lástima que esta caza sea obra de la justicia francesa, ¿no le parece, Manu Señor Presidente?

Como se dice por aquí: “Mejor malo conocido que bueno para conocer”.

Ésta no es una actitud digna de la élite intelectual de un país.

Gérard Depardieu: decadencia francesa