Grado de dificultad: 1 (Traducción al español de nuestro artículo “Electric mobility, American disruption”).

Columnista: Roberto

Tengamos algo de esperanza con la capacidad de Estados Unidos para superar una difícil disrupción.

El pueblo vs. las corporaciones petroleras

Una respuesta sencilla y clara

Comencemos con una respuesta simple a la pregunta que hicimos: “¿Quieren los EE. UU. autos eléctricos?

La pregunta era intencionalmente engañosa. Entonces, demos la respuesta que importa:

Sí, los estadounidenses están interesados en los autos eléctricos.

Y lo están de verdad, como lo demuestra lo que le sucedió a Ford cuando revelaron su Mustang Mach E.

Mensaje “eléctrico” a Ford, de sus clientes

Pero EE. UU es la tierra de los negocios. Por lo tanto, para construir modelos de negocio, se debe encontrar una relevante disposición a comprar tales vehículos … Que también es el caso.

“Domando el poder de la disrupción”

¿Todo debería estar bien, entonces? No tan rápido. Los negocios son una guerra entre facciones.

Y, al contrario de lo que afirman (en Harvard Business Schook, por ejemplo), los empresarios odian la disrupción.

Llaman eso “Domar el poder de la innovación disruptiva“, AKA calmar el entusiasmo creativo de los ingenieros …

… Y, al hacerlo, alimentan la Gran Renuncia, pero este es otro tema.

Una de las facciones en esta guerra es muy poderosa, la Organización de los productores de petróleo. Esta fuerza coactiva es especialmente importante en Estados Unidos, el mayor productor de petróleo del mundo.

Nota: no, no es Arabia Saudita.

Intencionalmente engañoso

Claramente, energías renovables y movilidad eléctrica son incompatibles con esta fuente de ingresos.

Por lo tanto, siempre ha habido una fuerte oposición por parte del lobby petrolero a cualquier cosa que amenace este negocio.

Estamos hablando de la fuerza más creativa en términos de neolengua Relaciones Públicas. Cuando ven el logo de la Corporación Colombiana Ecopetrol, piensan en una marca ecológica, ¿no es cierto?

Ecopetrol corporate Logo - Origin Ecopetrol

Obviamente, no es el caso. Cada una de las corporaciones petroleras utiliza este argumento intencionalmente engañoso.

El reciente famoso (y extraño) proyecto NEOM de Arabia Saudita es otro ejemplo:

Arabia Saudita juega su futuro a la ruleta

La señal final de una disrupción

Es así, por ejemplo, como Ford se enfrentó a una extraña campaña que afirmaba que el Mustang Mach E era un sacrilegio.

Looks Like All the Haters Were Wrong About the Mustang Mach-E

Como se esperaba, la campaña de desprestigio no funcionó en absoluto. Por lo tanto, el anuncio, por parte de la notoriamente atrasada corporación Fiat Chrysler, de su transición hacia la movilidad eléctrica es una señal final.

Parece que 2023 será un año de intensa actividad para la movilidad eléctrica. Cómo encajarán los fabricantes de automóviles estadounidenses en el nuevo esquema es una buena pregunta, una pregunta disruptiva.

Parte 3

Mobilidad eléctrica, disrupción americana

Header Kirabytes1